¿Cuáles son los síntomas cuando el corazón no funciona bien?

Consejos 26977 Visitas

El cuerpo suele mandar algunas señales de alerta cuando algo no está bien con nuestra salud. Las principales señales que nuestro corazón tiene problemas y debemos acudir a un médico especialista en cardiología para que nos examine y verifique qué es lo que sucede, son los siguientes:

  1. Problemas respiratorios durante el sueño

Los problemas como los ronquidos, el apnea de sueño y otros problemas presentes cuando dormimos, son claras señales de que nuestro corazón tiene problemas; ya que estos males hacen que la cantidad de oxígeno que ingresa a nuestro organismo disminuya y, por tanto, el corazón deba hacer un sobreesfuerzo.

El apnea, por ejemplo, conocida por detener la respiración por momentos, aumenta tres veces el riesgo de tener un ataque cardiaco mientras dormimos. Te recomendamos consultar con un especialista para solucionar estos problemas durante el sueño.

  1. Dolor de pecho y hombros

Este es, probablemente, el síntoma que reconozcas con mayor facilidad. ¿Por qué siento dolor en el pecho? Si te has hecho antes esta pregunta, quizá es una señal de alerta. Si el malestar dura unos quince minutos o va y viene, y sientes una presión intensa en la zona pectoral, es una fuerte señal que podrías sufrir un infarto. En estos casos, acude al médico de inmediato.

Ten en cuenta que esa sensación de incomodidad en el pecho no es la única alerta. También es posible tener esa sensación en otras áreas de la parte superior del cuerpo. Por ejemplo, es posible sentir malestar en uno o ambos brazos, la espalda, el cuello, la mandíbula o incluso en el estómago.

  1. Inflamación en los pies y piernas

Pero sentir malestar y dolor en el cuerpo son son las únicas señales de que estás enfermo del corazón. De hecho, es posible que hayan cambios más sutiles como la inflamación. Cuando el corazón no funciona correctamente, la circulación se vuelve lenta y más pesada en los extremos inferiores de nuestro cuerpo, donde se encuentran las válvulas que se encargan de subir la sangre de vuelta al corazón.

Sufrir de un problema cardiaco hace que la sangre se acumule en esta zona y por ende, se inflamen los tobillos, pies y piernas. Presta atención a esta señal de alerta y consulta con un especialista si esta inflamación no desaparece después de algunos días.

  1. Disfunción eréctil

¿Cómo saber si mi corazón está sano? En algunas ocasiones, las señales no se manifiestan solo en el corazón. En el caso de los hombres, la disfunción sexual es otra de las señales de que algo anda mal en el sistema cardiovascular, pues el riesgo a sufrir una enfermedad del corazón se duplica, debido a que está relacionado con el estrechamiento de las arterias que restringen el correcto flujo de la sangre.

Algunas enfermedades vasculares pueden provocar la disfunción eréctil, entre ellas se encuentra la aterosclerosis, es decir el endurecimiento de las arterias, también puede deberse a la hipertensión (una presión arterial alta) y colesterol alto. Estas enfermedades representan el 70 % de las causas físicas de disfunción eréctil en hombres mayores de 60 años.

  1. Problemas digestivos repentinos

Otro de los síntomas cuando el corazón no funciona bien, está relacionado al estómago. Presentar náuseas, vómitos o una indigestión repentina mientras se mantiene la misma dieta, podría ser síntoma de que algo en tu corazón no va bien. Esto se debe a que, otros de los órganos que se inflaman ante problemas cardiovasculares, es el estómago.

El dolor suele ocurrir cerca de la parte superior izquierda del estómago y puede estar ocurriendo debido a una actividad eléctrica poco común que se emite desde el corazón. Inicialmente estos dolores pueden ser agudos y esporádicos; sin embargo, a medida que pasa el tiempo, los síntomas pueden volverse crónicos.

  1. Latidos irregulares

¿Por qué me duele el corazón? También es posible que los síntomas cuando el corazón no funciona bien se presenten en este mismo órgano. Se puede desarrollar una condición conocida como arritmia, esta enfermedad se caracteriza por ocasionar latidos fuertes y repentinos, aumentando las posibilidades de sufrir un paro cardiaco.

El motivo de su relación con dicho problema, es que las arritmias evitan que la sangre fluya naturalmente, forzando el funcionamiento de este órgano tan importante. Las arritmias ocurren cuando las señales eléctricas que coordinan los latidos del corazón no funcionan correctamente. Esto hace que el corazón lata demasiado rápido (taquicardia), demasiado lento (bradicardia) o de manera irregular.

  1. Encías delicadas

Además de la inflamación de las extremidades inferiores de nuestro cuerpo; otras de las zonas que se inflaman y podrían causar problemas cardiovasculares son las encías. Sin embargo, también se confunde este síntoma con la exposición a una bacteria. La Asociación Dental Americana y la Asociación Americana del Corazón han reconocido la relación entre la inflamación de encías y una posible enfermedad cardíaca.

Esta condición de las encías puede aumentar el riesgo de enfermedades del corazón a quienes ya tienen un defecto de las válvulas, porque la inflamación en las encías y las bacterias pueden conducir al estrechamiento de arterias importantes. En caso tengas una inflamación en esta zona, te recomendamos asistir a un médico odontólogo que te ayude a tratar la inflamación antes que se desarrollen problemas cardiovasculares.

  1. Fatiga

Si al realizar pequeños esfuerzos físicos te falta aire o te agitas, teniendo un peso normal y sin padecer de asma, entonces son síntomas de que algo anda mal con tu corazón. Según la revista “Journal of the American Heart Institute” el 95% de ataques cardiacos en mujeres, se debe en un 40% a la fatiga o falta de aliento.

Este hecho se debe a que el corazón no late con la fuerza adecuada y, por lo tanto, hay menos oxígeno en el cuerpo. Ahora ya sabes reconocer cuáles son algunas señales que pueden indicar que estás enfermo del corazón. Presta mucha atención y reconócelas para consultar con un especialista de forma oportuna.

Recomendaciones generales

¿Presentas algunos de estos síntomas en tu vida? Te recomendamos acudir a un médico especialista en cardiología para que evalúe tus síntomas y diagnostique si realmente cuentas con un riesgo cardiaco.

Conoce la importancia de los hábitos saludables

Una buena manera de evitar las enfermedades cardiacas, es llevando una vida sana que facilite la circulación de tu sangre, la salud de tus arterias y el correcto funcionamiento de tu corazón. Empieza a adoptar hábitos saludables y empezarás a ver importantes cambios en tu salud. A continuación, te dejamos algunos consejos:

Aliméntate de manera sana: Una dieta baja en colesterol y alta en fibras que incluya verduras y frutas, es la más adecuada.
Mantente hidratado: Tomar un promedio de ocho vasos de agua al día evitará inflamaciones y mantendrá tu piel hidratada.
Disminuye el consumo de la sal: La sal es conocida por incrementar la presión arterial, así que disminuir el consumo de esta hará que evites estos altercados.
Realiza deportes: Estos facilitarán la circulación de tu sangre.
Elimina malos hábitos: El tabaquismo es uno de los peores hábitos, pues evita que tengas una óptima salud pulmonar y por tanto, una mala recepción de oxígeno.
Aprende técnicas para el manejo de estrés: El estrés incrementa la presión arterial, es por eso que el manejo adecuado de sus niveles es clave.

Recuerda que los síntomas mencionados no implican, necesariamente, que vayas a sufrir una enfermedad del corazón; por lo que es mejor acudir a un médico especialista que evalúe tu situación y diga si fue o no una falsa alarma. Puedes consultar con nuestros especialistas para brindarte la mejor atención y conocer el estado de tu corazón.

Ahora ya conoces cuáles son los síntomas cuando el corazón no funciona bien. Si reconoces alguno de estos y lo has experimentado en más de una ocasión, es indispensable que consultes con un especialista que revise tu estado de salud. En Auna nos preocupamos por tu bienestar y el de tu familia, mantente atento a nuestro blog para encontrar mucha más información.

Compartir

Comentarios