Dime cómo duermes y te diré cómo es tu relación de pareja.

Curiosidades 23929 Visitas

La postura que elegimos para pasar la noche junto a nuestra pareja dice mucho acerca del tipo de relación que tenemos.

De manera inconsciente, asumimos ciertos roles al optar por una u otra postura. Nuestro lenguaje corporal revela cosas de las que a lo mejor ni siquiera somos conscientes. Diversos estudios realizados por expertos en lenguaje corporal y psicólogos, lograron descifrar lo que revela de nuestra relación cada una de las posiciones más populares que adoptamos para dormir. Aquí van las conclusiones.

La cuchara

Esta postura, adoptada por el 18% de las parejas, demuestra que uno de los miembros asume una actitud protectora sobre la otra. Es una posición tanto tierna como sexual, en la que se expresa mutua confianza principalmente al inicio de la relación.

La cuchara floja

Cuando la relación ha madurado un poco más, el contacto físico en la cama se reduce durante el dormir y la pareja asume una posición más cómoda, como una gran cuchara en la que se expresa “Estoy a tu espalda, puedes contar conmigo”. A medida que la relación madura, tendemos a buscar más espacio propio y prima tener un sueño reparador, pero a la vez no queremos renunciar al contacto con nuestra amada o amado.

La persecución

Es similar a «la cuchara», pero una de las personas esta retraída hacia un lado de la cama, como si la otra la persiguiera. Puede significar que uno de los dos quiere ser buscado o quiere hacerse el difícil, también podría ser un caso de “cuchara ilegal” en el que las personas manifiestan que quieren “más espacio”.

El nudo

Cuando una pareja duerme dándose la espalda, contrario a lo que se podría pensar, la postura indica algo positivo. Según los expertos, las parejas que duermen en esta posición sin tocarse, están muy conectadas y seguras de sí mismas en una relación que mezcla cercanía e independencia.

El nudo suelto

Esta posición comienza con “el nudo” pero después de 10 minutos la pareja se separa un poco. Sólo el 8% de las parejas adoptan esta postura la cual indica una relación más sólida que “el nudo”, expresando un compromiso entre intimidad e independencia para el bienestar mutuo.

Los amantes de la libertad

Cuando una pareja duerme dándose la espalda, contrario a lo que se podría pensar, la postura indica algo positivo. Según los expertos, las parejas que duermen en esta posición sin tocarse, están muy conectadas y seguras de sí mismas en una relación que mezcla cercanía e independencia.

Los toca espaldas

La postura en la que las parejas duermen dándose la espalda pero se tocan la una con la otra o a través de los glúteos, también indica algo positivo. Es señal de que la pareja está en una relación confortable, donde el uno se siente muy a gusto con el otro. Esta postura es más común en relaciones que superan un poco más del año de duración que en aquellas de tiempo más prolongado

El abrazo con cabeza y hombros

En las relaciones tempranas o aquellas resurgentes, es común ver esta postura en la que uno de los dos recuesta su cabeza sobre el pecho de la otra mientras entrelazan sus piernas. Esta forma de dormir indica un nivel muy elevado de confianza en la pareja, en la que además hay fortalecimiento mutuo, camaradería y protección.

El abrazo de pierna

Cuando la pareja suele juguetear con los pies de la otra o entrelazar sus piernas, esto puede indicar que están ansiosos por una conexión emocional o sexual y buscan intensamente saciarse en uno con el otro, incluso cuando duermen. Son de aquellas parejas en las que uno termina las frases del otro y se cuidan mutuamente.

El acaparador de espacio

Por último, la posición de la cabeza de los dos al dormir también puede indicar quien domina. Si la cabeza de uno tiende a estar cerca del tope superior de la cama, este es quien domina, pero si las cabezas por la general están niveladas es un buen síntoma de igualdad en la relación.

Compartir

Comentarios