Síntomas y causas del Hígado Graso.

Consejos 3237 Visitas

El hígado es un órgano de un tamaño similar a un balón de fútbol. Se encuentra justo debajo de la caja torácica en el lado derecho del abdomen. El hígado es esencial para digerir los alimentos y eliminar las sustancias tóxicas del organismo.

Síntomas

La NAFLD generalmente no causa signos ni síntomas. Cuando lo hace, pueden incluir:

Fatiga
Dolor o molestia en la parte superior derecha del abdomen
Entre los signos y síntomas posibles de NASH y cicatrización avanzada (cirrosis) se incluyen los siguientes:

Hinchazón abdominal (ascitis)
Vasos sanguíneos agrandados justo debajo de la superficie de la piel
Bazo agrandado
Palmas rojas
Color amarillento en la piel y en los ojos (ictericia)

Causas

Los expertos no saben exactamente por qué algunas personas acumulan grasa en el hígado mientras que otras no. De manera similar, no se termina de entender por qué algunos hígados grasos desarrollan inflamación que avanza hasta la cirrosis.

La enfermedad del hígado graso no alcohólico y la esteatohepatitis no alcohólica están relacionadas con lo siguiente:

Sobrepeso u obesidad
Resistencia a la insulina, en la cual las células no absorben azúcar en respuesta a la hormona insulina
Azúcar alta en la sangre (hiperglucemia), lo que indica prediabetes o diabetes tipo 2
Niveles altos de grasas, particularmente triglicéridos, en la sangre
Estos problemas de salud combinados parecen favorecer el depósito de grasa en el hígado. Para algunas personas, este exceso de grasa actúa como una toxina para las células hepáticas, lo que causa inflamación del hígado y esteatohepatitis no alcohólica, lo que puede llevar a una acumulación de tejido cicatricial en el hígado.

Factores de riesgo

Una amplia gama de enfermedades y afecciones pueden aumentar el riesgo de padecer NAFLD, como las siguientes:

Colesterol alto
Niveles altos de triglicéridos en la sangre
Síndrome metabólico
Obesidad, particularmente cuando la grasa se concentra en el abdomen
Síndrome del ovario poliquístico
Apnea del sueño
Diabetes tipo 2
Baja actividad de la tiroides (hipotiroidismo)
Baja actividad de la glándula pituitaria (hipopituitarismo)
La NASH es más probable en estos grupos:

Personas mayores
Personas con diabetes
Personas con grasa corporal concentrada en el abdomen
Es difícil distinguir entre NAFLD y NASH sin más pruebas.

Prevención

Para reducir tu riesgo de NAFLD, haz lo siguiente:

Opta por una dieta saludable. Elige una dieta saludable basada en plantas que sea rica en frutas, verduras, cereales integrales y grasas saludables.
Mantén un peso saludable. Si tienes sobrepeso o eres obeso, reduce el número de calorías que consumes cada día y haz más ejercicio. Si tienes un peso saludable, trata de mantenerlo eligiendo una dieta saludable y haciendo ejercicio.
Haz ejercicio. Haz ejercicio la mayoría de los días de la semana. Obtén la aprobación del médico primero si no has estado haciendo ejercicio regularmente.

Compartir

Comentarios