Remedio para personas con problemas en las articulaciones y en los huesos.

Remedios naturales 8581 Visitas

Este remedio para de una silla, a cualquier persona con problemas en los huesos y articulaciones.

Si alguna vez has padecido de dolor en los huesos, sabrás que es algo muy incómodo. En ocasiones, el dolor puede ser tan intenso que nos deje postrados en cama. Normalmente, estos dolores se relacionan con la edad, pero lo cierto es que a todos nos pudieran llegar.

Jamás descuides un dolor de tu cuerpo.
Sobre todo, un dolor de hueso o de las articulaciones. Puede ser un grave error que en un futuro te podrás lamentar.

¿Por qué?
Porque vas a generar más desgaste en los huesos y en los músculos, haciendo que sufras fuertes fracturas a largo plazo.

Recordemos que los huesos son muy importantes para nuestro cuerpo, ellos necesitan calcio y magnesio para poder estar de manera saludable.

Quiero dejarte una lista de alimentos que poseen magnesio, fundamentales para los huesos.
Almendras
Avellanas, pistachos, nueces.
Maíz
Chocolate
Pan integral
Lentejas
Espinacas
Pasas, ciruelas secas
Estos alimentos, van a poder ayudarte a evitar cualquiera de estos dolores, logrando añadir minerales al cuerpo.

Por otro parte, varios expertos han señalado que el dolor de los huesos se produce por las malas articulaciones.

En base a estas afirmaciones de los expertos, puede haber una probabilidad de que esta sea la causa de los fuertes dolores.

La buena noticia.
Es que existe un tratamiento natural, capaz de calmar estos dolores ocasionados en los huesos o articulaciones.

La gran ventaja, es que no tendrás que gastar una alta cantidad de dinero para la elaboración del tratamiento, haciendo que sea factible para tu bolsillo.

Qué necesitaremos:

– Aspirina de 300 mg (10 pastillas);

– Alcohol al 70 % (300 ml) y

– Yodo (100 ml).

Preparación y uso:

En primer lugar, debemos triturar las aspirinas muy bien hasta que quede un polvo fino.

Después, lo mezclaremos con el alcohol y el yodo.

Esta mezcla la dejaremos reposar durante 21 días en un lugar oscuro y fresco.
Agotado ese tiempo, echaremos un poco de este producto en la mano y lo frotaremos sobre las articulaciones adoloridas.

Mientras lo aplicamos, realizaremos suaves masajes hasta que se haya absorbido por completo.

Dependiendo de donde se padezca el dolor, podemos utilizar compresas.

Algunas recomendaciones
Constantemente vigila tu peso. Si padeces de sobrepeso, le causarás muchos daños a tus huesos y articulaciones. Realiza actividad física como la gimnasia, estiramiento, natación, etc. Estos ejercicios son muy buenos para la salud de los huesos.
Incrementa tu consumo de calcio a través de harinas integrales, semillas de sésamo, chía, etc.

Ten mucho cuidado a la hora de cargar un objeto pesado. Si lo cargas mal, puedes provocarles muchos daños a tus huesos y músculos.

Otros remedios caseros para el dolor de rodillas
Usar sales de Epsom
La Sal de Epsom contiene sulfato de magnesio, que es realmente una sustancia maravillosa para aliviar el dolor de rodilla. El sulfato de magnesio es un mineral natural que se ha utilizado para obtener alivio del dolor durante años, es decir, debido a sus altos niveles de magnesio.

Necesitarás

1/2 Taza de sal de Epsom
Un recipiente grande de agua tibia
Instrucciones

Llena un recipiente grande con agua tibia y agrega ½ taza de sal de Epsom. Revuélvela y luego deberás sumergir la rodilla en el líquido. Si encuentras complicado sumergir las rodillas en un recipiente, trata de tomar un baño con sales de Epsom. Puedes emplear una bañera llena de agua tibia y agregar 2 tazas de sal de Epsom. Remoja durante 15 minutos (por lo menos) tus rodillas.

La cúrcuma y el té de jengibre

La cúrcuma y el jengibre son dos antiinflammatorios naturales que te ayudará a aliviar el dolor de rodilla, y te ayudará a tratar la artritis reumatoide. La cúrcuma en particular, ha recibido mucha atención últimamente. Su ingrediente activo es algo llamado curcumina, que es un poderoso antioxidante. Además, reduce los niveles de 2 enzimas responsables de causar la inflamación (que es con lo que a menudo estamos luchando cuando padecemos artritis) Puedes tomarlos en forma de cápsula o hacer un té agradable para disfrutar de todos los días.

Necesitarás

2 Tazas de agua
1/2 cucharadita de jengibre en polvo
1/2 cucharadita de cúrcuma molida al gusto
Miel

Instrucciones

Poner 2 tazas de agua a hervir, y luego añadir ½ cucharadita de jengibre molido y cúrcuma molida. Reducir a fuego lento y dejarlo reposar de 10 a 15 minutos. Cuélalo, agrega miel a gusto, y disfrútalo dos veces al día. Esto rinde para 2 porciones.

Adquirir más magnesio
El magnesio es algo que nuestro cuerpo necesita, pero no podemos hacerlo nosotros mismos. El magnesio se utiliza en más de 300 respuestas biomecánicas diferentes en nuestro cuerpo. Relaja los músculos y terminaciones nerviosas, rigidez y ayuda a aliviar el dolor de rodilla. No sólo ayuda a relajar los músculos y aliviar el dolor (esto es válido para el dolor de artritis también) que ayuda a que los huesos se mineralizan. The American Journal of Clinical Nutrition realizó uno de los muchos estudios sobre el magnesio que mostraron que las personas que tenían una dieta alta en magnesio tenían una mayor densidad ósea, y los huesos en general más fuertes.

Hay varias maneras de obtener más magnesio y utilizarlo para la artritis en particular y tratar el dolor de rodilla.

Suplementos: cápsulas de magnesio son una buena opción para agregarlas tu vida, pero funcionan mejor cuando se usan junto con una dieta adecuada.
Dieta: Realmente este es el factor más importante a la hora de adquirir el magnesio que tu cuerpo necesita. Come alimentos con alto contenido en magnesio, que incluyen vegetales verdes oscuros (como la espinaca), nueces y legumbres (frijoles).
Aceite: Hay aceite de magnesio que se puede aplicar tópicamente y se absorbe a través de la piel. Frote en dolor en las articulaciones para aliviar el dolor.

Mezcla de menta con aceite de eucalipto
La menta y el eucalipto no cambian el curso de la propia artritis, pero tienen sustancias analgésicas que ayudan a aliviar el dolor de rodilla. La sensación refrescante que producen puede anular temporalmente tu malestar, y crear una sensación relajante que puede aliviar el dolor de la artritis también.

Necesitarás

5-10 Gotas de aceite de menta
5-10 gotas de aceite de eucalipto
1-2 cucharadas de aceite portador (de oliva, almendras, semillas de uva, etc.)
Una pequeña botella de vidrio oscuro

Instrucciones

Mezcla 5 a 10 gotas de eucalipto y aceite de menta juntos, y luego mézclalas con 1 o 2 cucharadas de aceite portador. Se necesita aceite portador para diluir el aceite esencial de modo que no irrite la piel, y puede ser aceite de oliva, aceite de semilla de uva, o algo por el estilo (no de petróleo.)

Almacena la mezcla de aceite en una botella de vidrio oscuro y lejos de la luz solar directa, y frotar en las articulaciones cuando duelen, este es un efectivo tratamiento empleando remedios caseros para el dolor de rodilla.

Compresas Frías y Calientes
Es un tratamiento muy sencillo que incita a la circulación sanguínea en la zona inflamada. Únicamente debes de alternar paños calientes y frios en la parte de la rodilla, alterna 15 minutos las compresas calientes e inmediatamente 15 minutos de compresas frías. Es un remedio natural muy efectivo para desinflamar golpes.

Masajes con Árnica
La árnica es un remedio natural de mucho realce para tratar problemas inflamatorios de nuestro cuerpo. Reactivando la correcta circulación de la sangre y disminuyendo la inflamación. Debes de aplicar pomadas de árnica en la zona afectada con suaves masajes durante 5 a 10 minutos.

Compartir

Comentarios