Cómo eliminar las imperfecciones de tu cara

Consejos 1880 Visitas

Los poros abiertos del rostro son una de las molestias más grandes, ya que es fácil que se acumule suciedad, grasa y células muertas, creando los famosos puntos negros y dándole un aspecto sucio y apagado a nuestra piel. Así que para erradicar o disminuir algunas de estas imperfecciones pon atención.

Lamentablemente, según la dermatóloga Ana Molina, especialista de la Fundación Jiménez Díaz y de la Clínica Dermatológica Internacional, el cerrar los poros abiertos es prácticamente imposible, y la única forma de que se vean menos es siguiendo una intensa rutina de limpieza. También existen algunos trucos

7.- Cubos de hielo

El frio del hielo es excelente para tonificar tu piel, cerrar los poros del rostro y mantenerlo libre de las impurezas que forman los puntos negros. Para usarlo solo debes de tomar un cubito y cubrirlo con una tela delgada para evitar quemaduras por el frío, masajeando suavemente tu rostro de 15 a 30 segundos.

Haz esto varias veces por semana, de preferencia después de bañarte y antes de maquillarte, y recuerda que tu rostro debe estar bien limpio antes de usar esta técnica.

6.- Exfoliar la piel

Una de las mejores formas de mantener una piel libre de puntos negros es utilizando un exfoliante, que eliminará cualquier residuo y célula muerta. Puedes usar uno de azúcar con un toque de miel, el cual limpiará a profundidad el exceso de grasa y ayudará a hidratar la piel, dejándola suave y tersa. Solo masajea el rostro con movimientos circulares un par de minutos y después enjuaga con agua fría, para así cerrar los poros abiertos. Lo ideal es exfoliarte en la noche para prevenir manchas por el sol.

5.- Baño de vapor

El vapor caliente ayuda a tu piel a humedecerse y desprender fácilmente las impurezas de los poros, haciendo más fácil la limpieza profunda. Antes de cualquier mascarilla o exfoliación, hierve agua con una olla, coloca tu cara a una distancia prudente, y pon una toalla en tu cabeza cerrando el paso al vapor.

Espera unos 15 minutos antes de retirarte del calor y notarás una gran diferencia al finalizar tu rutina de belleza. Puedes poner hierbas y flores para preparar infusiones que aportaran un extra cuidado a tu piel y serán muy relajantes para ti.

4.- Loción de tomate y miel

El tomate, rico en potasio, ayuda a aclarar las manchas de nuestra piel, además sus propiedades astringentes eliminan el exceso de grasa y la suciedad a profundidad, dejando nuestros poros como nuevos.

Para preparar esta loción, mezcla una cucharadita de jugo de tomate natural con una cucharada de miel; después aplícala en tu rostro dejándola reposar por 15 minutos antes de enjuagar con agua tibia, y después con agua fría. Recuerda que este tipo de productos se usan de noche para no manchar la piel.

3.- Mascarilla de clara de huevo

La proteína y las enzimas de la clara de huevo ayudan a tonificar y rejuvenecer la piel, además de deshacerse del exceso de sebo y limpiar a profundidad. Para prepararla, bate la clara de un huevo y aplícala por toda tu piel hasta que seque por completo. Enjuaga con agua fría y usa mínimo tres veces a la semana.

Puedes agregar a la clara de huevo un poco de avena para una limpieza extra si tienes piel extremadamente grasa. Los resultados serán asombrosos.

2.- Aloe vera

El aloe vera es una planta con propiedades regeneradoras y cicatrizantes, que estimula la producción de colágeno y elastina, reafirmando la piel y dejándola suave e hidratada, retirando el exceso de aceite.

Tan solo necesitas cortar una hoja de esta planta y frotar el gel de sábila en tu rostro después de aplicar cualquier mascarilla. Deja que este se absorba durante 20 minutos y enjuaga con agua fría. Sentirás su efecto tensor inmediatamente.

1.- Mascarilla de arcilla

La mascarilla de arcilla es una de las mejores formas de limpiar los poros y eliminar el exceso de impurezas, ya que esta posee una acción limpiadora que absorbe la grasa facial de las capas más profundas de la piel, dejando la piel suave, limpia y firme. Tan solo necesitas aplicarla en tu rostro, de preferencia después de ponerle vapor, y dejarla actuar hasta que seque; una vez que esto ocurra, enjuaga tu rostro con agua tibia, y para cerrar los poros puedes pasar un poco de hielo por tu cara. No olvides hidratar muy bien tu piel después de usarla, ya que sentirás la piel estirada; nunca la uses más de una vez por semana.

Compartir

Comentarios